Excavación arqueológica

II Campaña: Semana VI

06/11/2019

Etiquetas: , ,

 

¡Sean bienvenidas y bienvenidos una vez más al resumen semanal de la excavación del Conjunto arqueológico de San Esteban! A lo largo de las próximas líneas los diferentes miembros del equipo os iremos describiendo las últimas novedades que ha aportado la intervención arqueológica en este conjunto durante esta última semana.

En la maqbara nos hemos centrado principalmente en dejar adecuadamente excavado, delimitado y limpio los restos óseos de dos de los individuos en los que hemos estado trabajando. La delimitación y la limpieza vienen motivadas por nuestro objetivo de realizarles un minucioso registro fotográfico y fotogramétrico con el que posteriormente poder hacer un modelado 3D de ambos enterramientos.

En el Recinto I hemos centrado los trabajo en las crujías norte y este. En la primera, hemos terminado de desmontar la cubierta de ladrillos que cubría la atarjea que cruza el zaguán, lo que nos ha permitido terminar de excavar el sedimento que rellena a la misma, tomando muestras para flotación y parasitología de este sedimento. Además, hemos hallado un nivel de tierra más compacta con presencia de gravilla, el cual podría conformar la base de la atarjea, ya que no hemos documentado una base de ladrillos en ninguno de los puntos intervenidos en esta estructura. En cuanto al pórtico, hemos continuado excavando el estrato de gran potencia que aparece en extensión en todo el espacio 10 (que conectaría la gran sala norte con el patio central), a la vez que hemos concluido, por el momento, los trabajos de excavación en el espacio 8 (una de las dos estancias que encontramos, dispuestas de forma simétrica, a ambos extremos del espacio 10).

En cuanto a la crujía este, hemos proseguido los trabajos en el espacio 14, donde hemos comenzado a excavar el depósito de gravas, que hallamos en la esquina noreste del espacio y que presenta una gran potencia, así como el sedimento que cubría la acumulación de ladrillos existente en el centro de la estancia, identificando una estructura que hemos podido interpretar como un hornillo, cuyo sedimento de relleno se ha tomado íntegramente para ser procesado en la máquina de flotación.

Finalmente, en el gran patio central, hemos proyectado y comenzado a realizar un sondeo al sureste del espacio, donde se ubicaría el andén sur, a fin de recuperar el brocal de pozo que ya identificamos en la campaña anterior y que quedó pendiente de excavar.

En la crujía oeste del Recinto II se continúan las labores de excavación con el objetivo de finalizar en las próximas semanas la intervención arqueológica en esta área. En el espacio 3 se termina de nivelar la superficie para su correcta documentación  y para que sea visible de forma aún más clara como el muro medianero que separa los recintos I y II se asienta sobre el estrato arcilloso que estamos excavando. En la zona noroeste de este mismo espacio se excava un posible hogar de forma irregular del que se coge el 100% de la tierra excavada para flotación, siendo un muestreo que nos ayudará a determinar la función de estos restos carbonizados.

Al finalizar la nivelación del espacio 3, procedemos a limpiar los perfiles de un elemento interpretado como un tapial de tierra en 2009. Tras realizarlo observamos que se trata de un testigo de los dos estratos que hemos ido documentando en este espacio, por lo que procedemos a su excavación.

En los espacios 6 y 9 se continúa excavando el estrato arcilloso sobre el que se asienta el muro medianero que separa los recintos I y II hasta alcanzar la cota del espacio 3. De esta forma buscamos tener una lectura vertical de la estratigrafía en el perfil situado al norte de la estructura de ladrillo del espacio 9.

En el patio  continuamos la labor iniciada la semana anterior con la documentación fotográfica de los cuatro frentes de andén tras la retirada de todo el geotextil y la grava de su superficie. Tras su registro, se procede a culminar la consolidación de los diferentes elementos constructivos presentes en él para su correcta conservación.

Tras iniciarse la semana anterior la excavación del espacio 1, se finaliza de excavar el testigo de tierra junto al vano de acceso a la zona porticada. Al retirarse una serie de ladrillos asociados a un posible derrumbe, se alcanza la superficie de mortero de cal conservada en el resto de la superficie de esta sala norte. Además, se observa con claridad la técnica constructiva en ladrillo de este vano y su posible fosa de cimentación tras su excavación y limpieza.

Asimismo, en el espacio 1 se continúa excavando este estrato arcilloso hacia el este comprobando como se alcanza, a una misma cota, el pavimento de mortero de cal presente en el resto de la superficie del espacio. Se decide realizar un perfil para documentar mediante fotografía este estrato arcilloso antes de finalizar su excavación.

Por otra parte, tenemos novedades sobre las compartimentaciones de la crujía sur. Durante la semana, las actividades se han centrado en entender cómo se organizaba el espacio 12, el de mayores dimensiones de la crujía. Se ha comprobado que un elemento interpretado como un muro de tapial de tierra realmente no cumplía esa función, lo que nos permite descartar la hipótesis de una división anterior del espacio en su zona central. Además, hemos delimitado el posible vano de acceso que comunicaría el espacio 12 con el 10, y a su vez con el patio central, eje vertebrador del recinto.

También juegan un importante papel las distintas cronologías de los pavimentos del espacio 12. Tras su excavación hemos llegado al fin del nivel intermedio que se dispone entre los suelos de fase final, ya retirados, y los más antiguos conservados. Este hecho nos lo indican los estratos diferentes que han ido apareciendo, con presencia de planchas de cal y de tonalidades rojizas compuestos de gravas finas. Gracias a la documentación fotográfica, que es fundamental durante todo el proceso, se conseguirá fotografiar el espacio 12 en su conjunto para ver su evolución y entender los cambios respecto al pavimento más antiguo conservado, que quedará en superficie.

En relación con el sistema de división y relación entre las estancias, otro objetivo ha sido delimitar bien el muro de ladrillos que separa los espacios 12 y 13, al sureste del recinto. Se ha excavado uno de sus laterales, donde se ha perdido la estructura quedando un pequeño derrumbe de ladrillos, sin posición concreta, junto con otros materiales como cerámica. 

Los próximos objetivos se centrarán en delimitar otro muro, de tapial de tierra, que divide los espacios 11 y 12, para entender en su conjunto cómo se estructuraba la crujía sur, y la conexión entre sus estancias y las demás zonas del recinto.

Durante esta semana hemos tenido numerosas visitas al conjunto arqueológico de diferente índole. Por un lado, queríamos agradecer la visita del alumnado de la asignatura de la profesora de la Universidad de Murcia Pilar Garrido, así como de la Asociación on-off Parkinson. Ambas visitas mostraron un gran interés en los trabajos arqueológicos que estamos realizando en el conjunto.

Por otro lado, tuvo lugar la visita técnica realizada por nuestro equipo a los/as participantes de las XXV Jornadas de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia. En esta visita se incidió en la importancia de las aportaciones científicas que ofrece nuestra intervención gracias a su enfoque interdisciplinar. Además, aquellas personas inscritas en el “I Curso de Arqueología del Arrabal de la Arrixaca (Murcia)” realizaron una visita guiada en la que se explicaba de forma pormenorizada diferentes aspectos del conjunto arqueológico, siendo una actividad fundamental dentro del marco de formación del curso. 

Sin más nos despedimos hasta el próximo resumen ¡Tengan una feliz semana!

2 likes