Excavación arqueológica

¿Cómo excavamos?: Toma de muestras para análisis de residuos

17/04/2019

Etiquetas:

María de los Ángeles Muñoz Espinosa y Alicia Hernández Robles, arqueólogas e investigadoras del proyecto, nos cuentan qué es el análisis de residuos y qué metodología de excavación y extracción de piezas se ha puesto en práctica en el yacimiento que garantice una correcta recuperación de los materiales para su posterior análisis en laboratorio e interpretación.

¿Qué es el análisis de residuos orgánicos? El análisis de residuos orgánicos determina el tipo de restos presentes en los recipientes y objetos de variada tipología, que pueden ser cerámicos, pétreos, vítreos o de otras materialidades, a partir de las sustancias adheridas en su superficie o absorbidas en el interior de la pasta de las cerámicas durante su uso.

¿Por qué realizar un estudio de residuos? En la presente campaña, el objetivo planteado ha sido conocer el contenido orgánico tanto del interior de los recipientes (cerámicos y vítreos) como de las concreciones de las atarjeas (canales de desagüe). El fin es determinar para qué se usaban esas piezas, las materias primas empleadas en la preparación de alimentos asociados al recinto I y, en general, el tipo de dieta del arrabal de la Arrixaca, contrastando con la información disponible del uso de cada objeto y la gastronomía en las fuentes escritas. En concreto, en el yacimiento de San Esteban el contexto de material cerámico y vítreo hallado en el interior del denominado espacio 4 se ha revelado especialmente interesante para realizar este tipo de análisis.

¿Cuál es el trabajo previo a la extracción de las piezas? Anterior a la  extracción de piezas se ha seguido una metodología ordenada que incluye: realización de dibujo arqueológico en planta, toma de cotas de las piezas y del estrato en el que han sido halladas, fotografías en planta generales y de detalle, identificación estratigráfica en la que se documentan las piezas, identificación individualizada mediante numeración de las piezas, inventario e identificación tipológica de los fragmentos y toma de muestras del sedimento interior de la pieza para procesar en flotación. El dibujo se realiza en papel milimetrado a escala 1:10 con representación de todas las piezas en su posición original, en relación al espacio y la unidad estratigráfica. Seguidamente, se numera cada forma (borde, cuello, asa, pie o base), registrándolas en el dibujo y utilizando unos marcadores al lado de cada fragmento. Nuestra compañera Lucía Simarro explicó en una entrada anterior cómo realizamos el dibujo en planta tomando como ejemplo la concentración de materiales del espacio 4.

¿Cómo extraemos las piezas a las que se realizará el análisis de residuos? Para poder realizar este tipo de análisis en laboratorio el protocolo de levantamiento y recuperación de las piezas en campo debe ser riguroso. Debemos asegurar una correcta manipulación de los objetos sin tocarlos directamente con las manos. Se emplean guantes de nitrilo para evitar contaminar la muestra. Además, es imprescindible evitar el contacto directo con bolsas de plástico. Se envuelven las piezas en papel de aluminio y se marcará la posición en la que se ha encontrado la pieza. Además, también se analiza el sedimento asociado a las piezas que se extraen, es decir, se recupera la tierra que está en contacto con el interior de la pieza; y se muestrea el sedimento del estrato a 40 cm de distancia de la pieza para poder realizar un estudio comparativo de contraste, con instrumental lavado con acetona.

¿Qué hacemos con las piezas hasta que llegan al laboratorio? Todas estas piezas, una vez levantadas, y el sedimento tomado como muestra, se han almacenado en cajas de porexpan (poliestireno expandido EPS),para evitar cambios de temperatura y humedad que aceleren la oxidación de las muestras, y con su numeración identificativa individualizada, a la espera de la entrega al especialista que llevará a cabo el análisis para la determinación de los contenidos de las piezas.

5 likes