Excavación arqueológica / Laboratorio

II Campaña: Semana XI

12/12/2019

Etiquetas: , ,

Sean bienvenidos/as una vez más al resumen semanal de la excavación en el Conjunto arqueológico de San Esteban.

Debido a las condiciones climatológicas adversas de esta semana, la intervención arqueológica ha sido paralizada en el conjunto. Las abundantes precipitaciones de los primeros días de la semana han impedido la excavación de las diferentes áreas de trabajo, por lo que se ha decidido no intervenir en ellas para no alterar el registro, documentación y conservación de las mismas.

Ante el conocimiento de las precipitaciones que se avecinaban, la semana anterior se colocaron unas lonas de cubrición para proteger de la lluvia las zonas más sensibles en las que se estaban trabajando como ciertos espacios del Recinto I y la Maqbara. Tras los días de intensa lluvia se procedió a achicar el agua de las áreas de intervención para así evitar la acumulación del agua y contribuir a su secado.

Pese a estas condiciones adversas, la situación ha permitido al equipo de investigación continuar las labores de registro y documentación, así como avanzar en el trabajo de laboratorio.

Los trabajos que se han desarrollado en el Laboratorio de Arqueología de la Universidad de Murcia se han centrado en la revisión de fragmentos metálicos, y en el lavado y clasificación de restos óseos.

Dicho lavado, centrado principalmente en los individuos localizados y extraídos durante esta campaña, nos ha permitido vislumbrar algunas signos de patologías como por ejemplo la  criba orbitalia, relacionada con la deficiencia de hierro, e incluso algunas evidencias de sífilis, seguramente congénita dada la edad del individuo donde se localizó. Así pues, resulta lógico pensar que, una vez iniciemos la clasificación (donde realizaremos un análisis más meticuloso de los restos) encontraremos otras evidencias de posibles patologías.

En relación con los metales, el objetivo ha sido realizar una selección del total de fragmentos y objetos metálicos que fueron recuperados en la Maqbara durante la pasada campaña de excavación (2018-2019). Con dicha selección hemos diferenciado, por un lado, los metales vinculados directamente con unidades funerarias, y por otro, los que se encontraron en contextos superficiales, de relleno y de remoción de tierra, correspondientes a una cronología posterior. Es muy interesante entender el contexto en el que han aparecido estos materiales metálicos, especialmente si se encuentran en los niveles originales de la zona intervenida. Sin embargo, hemos podido confirmar que la mayoría de ellos se localizaron en zonas de cronología más moderna, como, por ejemplo, el hallazgo de escorias de hierro en niveles de remociones, y otros muchos objetos metálicos en estratos superficiales.

También hemos hecho una primera revisión de la relación de fragmentos metálicos recuperados en Maqbara durante la actual campaña de excavación, cuyo análisis se llevará a cabo en el Laboratorio de Arqueología tras el trabajo de campo, y del cual esperamos mostraros muy pronto nuevos resultados.

 

Aprovechando el cese de las lluvias el jueves pudimos continuar con el lavado del material cerámico que ya veníamos realizando junto con los trabajos de campo. Durante esa mañana se estuvo lavando la cerámica perteneciente a unidades estratigráficas previamente trabajadas tanto del Recinto II como en el Recinto I. Esta tarea la hemos podido realizar en el propio yacimiento ya que disponemos de toma de agua, así como de barreños y cepillos para la limpieza del material. Para saber más sobre el proceso de lavado de la cerámica pueden leer en esta entrada realizada por una de nuestras voluntarias.

Durante esta semana se ha continuado el procesado en la máquina de flotación de las muestras recogidas del sedimento excavado. Todo ello con el fin de recuperar los pequeños restos de carbón, madera, semillas o de otros restos difícilmente perceptibles a simple vista. Además, se ha realizado el triado del sedimento pesado y ligero para la recuperación de los restos tanto orgánicos como inorgánicos que no presentan flotabilidad. 

Además, cabe recordar que el martes por la tarde se celebró en el Edificio Moneo una nueva sesión del “I Curso de Arqueología del Arrabal de la Arrixaca (Murcia)”. En esta sesión los ponentes participantes eran un grupo de jóvenes investigadores que realizaron sus trabajos fin de máster sobre estudios relacionados con el conjunto arqueológico. Mientras que María Isabel Molina nos mostró la importancia del estudio de los metales de San Esteban en su contexto, Alberto Barcelona abordó el tema de la red hidráulica medieval en el arrabal de la Arrixaca y Cristina Guirao expuso su propuesta de visita al yacimiento con alumnado de 1º de ESO. ¡Felicidades por vuestras ponencias y por el gran trabajo realizado!

Sin más nos despedimos hasta la próxima semana, en la cual esperamos, si el tiempo lo permite, continuar con la excavación arqueológica en esta recta final de la campaña. ¡Gracias por su atención!

3 likes