Excavación arqueológica

II Campaña: Semana IV

22/10/2019

Etiquetas: , ,

Una vez más volvemos al resumen semanal para acercaros las últimas novedades del trabajo de campo en el Conjunto arqueológico de San Esteban durante la semana pasada.

Tal y como mencionamos en el resumen de la semana pasada, en la maqbara nos encontrábamos ante una superposición de enterramientos en el que la tumba del sujeto infantil era la más moderna desde un punto de vista cronológico y cortaba a una tumba inferior perteneciente a una mujer adulta. Sin embargo, la susodicha tumba infantil se encontraba localizada justo en una posición donde podría afectar no sólo a la tumba de la mujer adulta, sino también a la contigua.

Con tal hipótesis en mente, comenzamos a excavar esta última para poder vislumbrar tal relación física entre ambos enterramientos, a la vez que delimitábamos los restos óseos del individuo que la ocupaba. Lo más sorprendente fue el descubrir que probablemente el individuo ubicado en ella estaba enterrado aparentemente en posición fetal, siendo el primer individuo inhumado en esta posición que localizamos en la maqbara.

Finalmente, ante la alta probabilidad de lluvias anunciada para la próxima semana, decidimos retirar y guardar los restos óseos del sujeto infantil y la mujer adulta y tapamos el resto de enterramientos a la espera de poder seguir trabajando en ellos cuando las condiciones climatológicas lo permitan.

 

En el Recinto I hemos continuado trabajando tanto en la crujía norte como en las crujías este y oeste.En la crujía oeste esta semana solo hemos intervenido en el espacio 16. En este espacio situado al sur de la crujía apareció una fosa con forma circular rellena de piedras termoalteradas. Esta semana hemos aprovechado para iniciar la recogida de muestras de residuos, así como la selección de tres piedras termoalteradas del relleno para su estudio arqueométrico. El objetivo es poder concretar qué funcionalidad pudo tener tanto la fosa circular rellena de piedras y carbones como el espacio en sí, ya que como dijimos la semana pasada, también ha aparecido la huella de un posible tanur. Todo ello corresponde a una fase anterior a la del uso final de este espacio, el cual estaría relacionado a un patio con pozo.

En la crujía este hemos continuado excavando en el espacio 17 el estrato de gran potencia con el que ya veníamos trabajando la semana pasada. Durante la excavación nos ha aparecido una pieza cerámica en muy buen estado, la cual ha sido propuesta para el análisis de residuos. Para ello, hemos iniciado el correcto protocolo de recogida de la pieza, evitando el contacto directo y su contaminación. Además, en este mismo espacio hemos podido comprobar que la solera de ladrillos situada en el centro de la estancia estaría apoyada sobre el pavimento de mortero que ya excavamos los primeros días. Por lo que cronológicamente se trata de una reparación posterior en la cual trabajaremos los próximos días antes de seguir con la excavación del resto del espacio. También hemos continuado los trabajos en el espacio 14, donde hemos excavado el estrato de sedimento arcilloso (posiblemente una preparación de pavimento) que quedó en extensión en toda la estancia tras excavar los niveles de pavimento de mortero la semana pasada. Además, hemos delimitando una acumulación de ladrillos que aparece en el centro del espacio para tratar de discernir si se trata de restos de derrumbe o forman parte de una estructura. El color ceniciento del sedimento próximo a los ladrillos nos hace pensar que podría tratarse de una estructura de combustión.

Por otro lado, en la crujía norte hemos continuado centrados en la zona del pórtico, excavando el estrato de gran potencia en el que llevamos trabajando desde el inicio de campaña en el espacio 10. También hemos comenzado a desmontar la cubierta de la atarjea que cruza el zaguán desde la puerta de entrada al edificio hasta el patio central, excavando el sedimento que rellena a la misma y tomando muestras para flotación y de parasitología, a fin de conocer mejor la función que esta atarjea podía cumplir.

Los trabajos arqueológicos realizados en la crujía oeste del Recinto II nos han ofrecido una serie de novedades de gran interés durante esta última semana. La excavación a una mayor profundidad del espacio 3 nos ha permitido documentar un estrato arcilloso sobre el que se asienta el muro medianero que separa los recintos I y II. Esto quiere decir que hemos alcanzado los niveles de cimentación de este muro en esta zona del edificio, un aspecto que nos ayudará a comprender las diferentes fases de uso de este espacio y la relación entre los dos edificios. Del nuevo estrato arcilloso localizado se han tomado muestras de tierra para flotación.

En los espacios 6 y 9 se ha continuado excavando el estrato que se había empezado a intervenir la semana pasada, destacando la presencia en el mismo de restos cerámicos, faunísticos, vítreos y antracológicos. Durante este proceso de excavación pudimos observar el límite inferior del muro medianero que separa los recintos I y II, marcándonos su cimentación y el estrato arcilloso sobre el que se asienta. De este nuevo estrato también se han tomado muestras de tierra para flotación.

Tras la retirada de la grava y el geotextil de la zona norte y oeste del patio se ha procedido a la limpieza del área, observándose con mayor claridad los diferentes elementos constructivos presentes en el andén con el objetivo de diagnosticar su estado de conservación y documentarlos antes de su restauración. Tras estas labores de registro y documentación, se procede a la consolidación preventiva de los muros norte y oeste del andén.

Los trabajos en la crujía sur del Recinto II se han centrado de nuevo esta semana en el espacio 12. Sus dimensiones y sus pavimentos de diferentes cronologías son los motivos que han llevado a concentrar el trabajo en este espacio desde el inicio de la excavación. El objetivo de estos últimos días ha sido continuar retirando los estratos de relleno bajo el pavimento de fase final del recinto, con el objetivo de entender una fase anterior. Aparece un nuevo estrato de color rojizo y textura diferente, que puede corresponderse con dicha fase. Para comprobarlo, es necesario revisar el material recuperado durante su excavación, como pueden ser la cerámica y el vidrio, junto con el hallazgo de fauna y escoria de metal. La información se ha completado con la toma de cotas de algunos puntos fundamentales del espacio 12, con el fin de poder entender la potencia del estrato que estamos retirando y su diferencia con la nueva unidad estratigráfica que aparece debajo.

Asimismo cabe destacar que ha continuado el procesado en la máquina de flotación de las muestras recogidas del sedimento excavado, así como se han iniciado las labores de lavado de los restos cerámicos procedentes de unidades estratigráficas cerradas que han sido excavadas durante esta campaña. 

Ante las previsiones de lluvia previstas para el fin de semana, el viernes procedimos a cubrir con lonas los espacios y áreas de trabajo más sensibles para así protegerlos de las inclemencias del tiempo.

Sin más nos despedimos hasta el próximo resumen semanal en el que os seguiremos acercando los aspectos más novedosos del proceso de excavación de este sector del arrabal de la Arrixaca. ¡Tengan una feliz semana!

1 likes