Excavación arqueológica

II Campaña: Semana III

16/10/2019

Etiquetas: , ,

Tras una semana cargada de novedades os acercamos el resumen del proceso de excavación de esta tercera semana de trabajo de campo en el Conjunto arqueológico de San Esteban.

Los trabajos en la maqbara siguen dándonos nuevas sorpresas. Tal y como se mencionó la semana pasada, decidimos excavar una tumba cuya ubicación y disposición nos hacía pensar que cortaba y/o rompía un enterramiento situado debajo y, por lo tanto, cronológicamente más antiguo. Sin embargo, a medida que se desarrollaba la excavación de la tumba, comenzamos a encontrar restos óseos totalmente revueltos y fragmentados pertenecientes a un individuo infantil y localizados a una cota superior que el individuo ubicado en la tumba anteriormente citada. No obstante, la posterior excavación nos permitió localizar más restos en posición anatómica del sujeto infantil, así como evidencias de una fosa de inhumación que cortaba la fosa de la tumba, lo que nos indica a su vez que el enterramiento del individuo infantil es cronológicamente más moderno. En resumen, esta especie de superposición de enterramientos es una clara evidencia de que esta necrópolis fue empleada a lo largo de un extenso periodo de tiempo.    

En cuanto al Recinto I, en la crujía norte los trabajos siguen centrados en la zona del pórtico que conecta el patio central con la gran sala norte. Así, tras desmontar una estructura de ladrillos que se encontraba en planta en uno de los laterales del pórtico desde la intervención de 2009, hemos podido comprobar la disposición simétrica de las estancias que componen el pórtico norte, lo que nos ofrece una visión mucho más completa de la estructuración del recinto durante una fase media de ocupación. Durante las próximas semanas procederemos a intervenir la atarjea que atraviesa el zaguán desde el patio central hasta el acceso principal del edificio para entender la función que ésta podía desempeñar, a la vez que continuaremos con la toma de muestras de sedimento para flotación y análisis de paleoparasitología.

En la crujía oeste hemos retomado la excavación del espacio 4 tras los trabajos llevados a cabo por el equipo de restauración. Estos han consistido tanto en la consolidación de las estructuras que delimitan el espacio como en la estructura de la alcoba. En este espacio hemos terminado de excavar un estrato de tierra arcillosa que ya en la fase anterior mostraba una composición variada, pudiendo delimitar zonas con grandes concentraciones de carbones y cal.

En el espacio 16 a principios de semana terminamos de excavar un estrato de tierra arcillosa que aparecía cubriendo a la acumulación de piedras que ya teníamos delimitadas. Para nuestra sorpresa, también apareció cubriendo a un posible hogar o huella de tanur, así como a una pequeña fosa con forma ovalada. Lo primero que intervenimos fue la acumulación de piedras, en la cual tras el levantamiento de una primera capa pudimos observar una línea de fosa con forma circular y un relleno compuesto en su mayoría por carbones y piedras termoalteradas de gran tamaño.

También se excavó el relleno de la pequeña fosa ovalada cuya funcionalidad aún está por concretar y que posiblemente tenga relación con algunas de las estructuras del espacio. En cuanto a la zona del posible tanur u hogar, iniciamos su excavación pudiendo delimitar una marca rojiza en la tierra con forma circular, así como una línea de carbones paralela. Todo ello nos está indicando una nueva funcionalidad en este espacio en una fase previa a la utilización del patio con el pozo. La cual puede estar relacionada con funciones similares a otros espacio cercanos.

En la crujía este hemos continuado trabajando en el espacio 17. Seguimos excavando un estrato de tierra arcillosa de color marrón con gran potencia, el cual se adapta al desnivel de la superficie, destacando la solería de ladrillos situada en el centro de la estancia.

La excavación en la crujía oeste del Recinto II ha continuado según el ritmo esperado. En el espacio 3 se ha seguido excavando a mayor profundidad el estrato presente en extensión sin mayor variación en el mismo que una menor presencia de material cerámico y constructivo.

Mientras, en el espacio 9 se ha proseguido con el registro, documentación y desmontaje de un complejo conjunto de elementos constructivos que, en su última fase de uso, fue empleado como un pavimento. Tras desmontar estos elementos y excavar diferentes estratos, pudimos documentar una estructura de ladrillo formada por diversos elementos cuya función aún está por determinar. De los estratos excavados hemos cogido muestras de tierra para flotación que podrán ayudarnos a comprender desde otra perspectiva el posible uso de esta estructura.

Al norte de esta estructura de ladrillo iniciamos a excavar el estrato que se extiende entre los espacios 6 y 9. De esta forma se continúa avanzando en el proceso de excavación y documentación del espacio al tiempo que disponemos de un perfil para una lectura estratigráfica en vertical de los diferentes estratos que vayamos excavando.

Tras la retirada de la grava y del geotextil de la parte norte del patio se determinan las medidas de conservación a adoptar en esta zona, comenzando a excavarse el pavimento de mortero de cal de la zona oeste del andén.

En la crujía sur del Recinto II han continuado los trabajos divididos por estancias. En el espacio 12 se ha terminado de excavar la zona del hogar que apareció la semana anterior, tomando una nueva muestra de flotación de su zona base, donde se halló, entre otros materiales, un clavo de hierro. De especial interés ha sido el dibujo de sección del hogar, junto con su documentación fotográfica y toma de cotas. Hemos dibujado su sección transversal y longitudinal con el objetivo de reflejar los límites y profundidad del hogar. Hemos necesitado diferentes herramientas, como cinta métrica, flexómetro, nivel de burbuja y papel milimetrado, entre otros.  

Por otro lado, en el espacio 12 se han continuado retirando los estratos que eran cubiertos por el pavimento de fase final, recuperando materiales muy variados, entre los que destacamos un fragmento de una tinaja estampillada con motivos florales. 

El trabajo se ha centrado también en otras estancias, como la 10, zona vinculada al patio central del recinto. En ella, y como siempre tras su documentación, se ha retirado el pavimento de mortero de cal que se extiende por el espacio en diferentes fases superpuestas, recuperando principalmente material cerámico, datado a comienzos del siglo XIII. 

Además, en esta semana se ha comenzado el procesado en la máquina de flotación de las muestras recogidas del sedimento excavado con el fin de recuperar los pequeños restos de carbón, madera, semillas o de otros restos difícilmente perceptibles a simple vista.

Esto es todo por esta semana, la siguiente volveremos cargados de más novedades para acercaros los nuevos avances en el conjunto arqueológico de San Esteban. ¡Nos leemos!

3 likes