Excavación arqueológica

Restauración: medidas de protección y conservación

25/06/2019

Etiquetas: ,

Pilar Vallalta Martínez, directora de restauración del proyecto de intervención “Fase O”, nos habla de los métodos de protección y conservación llevados a cabo en el conjunto arqueológico de San Esteban para la correcta preservación de los restos arqueológicos de esta parte del arrabal de la Arrixaca.

Desde finales del mes de noviembre de 2018 se está llevando a cabo la excavación e investigación de algunas zonas del yacimiento de San Esteban a través del proyecto Fase 0. En esta campaña ha tenido un peso importante la revisión y el diagnóstico del estado de conservación del yacimiento, así como la adopción de medidas de consolidación (físicas o químicas) y exposición temporal de las áreas intervenidas. Al afectarle al conjunto arqueológico los agentes atmosféricos y antropológicos, es necesario un tratamiento de conservación y restauración con revisión de su estado y mantenimiento continuado.

Las afecciones del yacimiento, al estar al aire libre, están provocadas por lluvias torrenciales, variación brusca de temperaturas, alternancia extrema de humedad-sequedad, crecimiento vegetal que perfora con las raíces suelos y muros, humedad por capilaridad y vandalismo o destrucción por parte de la acción humana.

A su vez se realiza un continuo tratamiento de limpieza, fumigación, eliminación de plantas y revisión ante los agentes atmosféricos.  Todo el espacio tiene un sistema de bombas que extraen el agua de lluvia, que se complementa con extracciones puntuales con camiones bomba cuando son muy intensas.

Por ello, el equipo de restauración ha consolidado elementos arquitectónicos como atarjeas, muros, estructuras funerarias o pavimentos y ha intervenido en algunos fragmentos vítreos, cerámicos y metálicos que han necesitado de una actuación especializada en campo para garantizar su correcta recuperación, restauración y conservación.

Durante la campaña de excavación se consultaba continuamente la previsión de lluvias. En el caso de que se avecinasen precipitaciones se mantenían cubiertos los espacios más sensibles, al tiempo que se tenía a mano las lonas de cubrición para el resto de zonas en caso de fuerte lluvia.

Dentro de los trabajos de restauración y consolidación en el yacimiento, se está llevando a cabo un estudio sobre el comportamiento de los materiales arquitectónicos de las estructuras arqueológicas del recinto I y se están empleando novedosos materiales para restaurar y consolidar. Este estudio está siendo llevado a cabo por el Grupo de Investigación AMBAR (Advanced Mortars for Building and Architectural Restoration) de la Universidad Politécnica de Cartagena dirigido por Marcos Lanzón.

El objetivo de este estudio es poder ver la evolución de las distintas técnicas y materiales empleados y evaluar su aplicación, para poder establecer un adecuado protocolo de actuación. Estas intervenciones han tenido lugar en los muros perimetrales de la crujía norte y este, y en los tabiques de compartimentación entre espacios dentro del edificio.

En las últimas semanas de la campaña de excavación en abril de este año, los trabajos se han centrado en el acondicionamiento del yacimiento para su conservación al aire libre, con el fin de que la ciudadanía pueda seguir disfrutando de él y participando en las visitas guiadas que continuarán desarrollándose en los próximos meses. Para ello, el equipo de restauración ha finalizado la consolidación de las estructuras y decidido qué zonas dejar al descubierto y qué zonas proteger con geotextil y gravas o tierra, según la fragilidad de los restos. El objetivo de todo ello es garantizar la preservación de los restos en los que se continuará la excavación en la próxima campaña.

3 likes