Excavación arqueológica

¿Cómo excavamos?: Tipos de tapiales en el yacimiento de San Esteban

21/05/2019

Etiquetas: , , ,

Alberto Monje Alcázar, estudiante del Grado en Historia de la Universidad de Murcia, nos explica qué tipos de tapiales podemos encontrar en el yacimiento arqueológico de San Esteban y en qué consiste esta técnica constructiva tan generalizada en al-Andalus.

El tapial es una técnica arquitectónica que se extiende en la península Ibérica con la conquista árabe y bereber, generalizándose su uso en al-Andalus para la edificación de construcciones defensivas, domésticas y otra clase de elementos arquitectónicos.

La técnica del tapial consiste en el uso de un encofrado de madera en el que se introduce una mezcla de materiales muy variados (tierra, cal, agua, piedras…), los cuales se compactan empleando una maza para apisonar la mezcla. Una vez la mezcla de materiales está seca, solo es necesario retirar las maderas del encofrado y realizar tantos módulos como sean necesarios para la construcción del elemento constructivo en cuestión.

El encofrado de madera está compuesto de varios elementos: los costales que son las tablas de los lados largos; las costaleras, las tablas de los lados cortos que evitan que se abra esta estructura; y las agujas o mechinales, las barras que se colocan en la parte inferior del encofrado para montarlo.

Esta técnica será una de las más populares por todas las ventajas que tiene, tanto por la rapidez en su construcción como por lo económico en cuanto a los materiales empleados. Además, no es una técnica que obligue a su especialización al no ser necesarios altos conocimientos arquitectónicos para su construcción.

La utilización de este encofrado nos da mucha información desde el punto de vista arqueológico. Mientras que en muchos casos se puede apreciar la disposición de los diferentes módulos, las agujas o mechinales se suelen descomponer dándonos aún más información de su colocación y distribución. En el caso de conservarse estos elementos, por las condiciones de alta humedad o sequedad, nos pueden ayudar a conseguir una cronología absoluta del mismo.

Los materiales empleados acaba definiendo el tipo de tapial, un aspecto que puede ayudar a los arqueólogos a determinar su cronología. Otro método de datación es a través de los materiales que se encuentran dentro del tapial, pudiendo darnos especialmente la cerámica información de gran utilidad.

Una de las labores que realiza el equipo de restauración del yacimiento arqueológico de San Esteban será la consolidación de los tapiales para su correcta conservación. El primer paso será analizar de forma exhaustiva los materiales del tapial, siendo necesario saber cómo reaccionan ante la lluvia, el frío, el calor y a otros materiales para poder preservarlos. El siguiente paso será proteger la parte superior de estos muros con materiales similares intentando que se note la diferencia del original. En general, solo se intentará restaurar por completo los tapiales más deteriorados ya que el objetivo no es reconstruirlos sino preservarlos con la mínima intervención posible.

En el yacimiento arqueológico de San Esteban encontraremos principalmente tres tipos de tapiales:

  • Tapial de tierra: el mortero suele estar compuesto de tierra y agua pero puede llevar pequeñas cantidades de cal hasta llegar a endurecerlo. Este mezcla será muy frágil, por lo que estos tapiales suelen encontrarse muy deteriorados si no son reparados con frecuencia.
  • Tapial de hormigón: compuesto por un mortero rico en cal, siendo uno de los tipos de tapiales más empleados en al-Andalus. Es más duro y complejo gracias a la cantidad de cal empleada y el trabajo en preparar la grava para su confección. Si el hormigonado lleva en su interior piedras le dará mayor consistencia, pudiendo denominarse además tapial de cal y cantos o de calicantos.
  • Tapial calicastrado, calicostrado o de cal y costra: Esta técnica constructiva tiene como objetivo fortalecer la parte exterior, por lo que la mejor mezcla se coloca en esta parte del cajón formando una dura corteza que reviste al resto del tapial. El relleno interior estaría compuesto de materiales de menor dureza y calidad como arena, abarantando el coste de la misma. Si el calicastrado lleva en su interior piedras le dará mayor consistencia, pudiendo denominarse además como tapial calicastrado de cal y cantos.
5 likes